jueves, 24 de septiembre de 2009

Capítulo 5: Cuando, Cuando, Cuando...

Cuando no sabes si estás dentro o fuera.

Cuando crees que la soledad te habla.

Cuando tienes miedo y te escapas pero éste siempre te atrapa.

Cuando sales por la ventana y no sabes si hace sol, llueve o nieva.

Cuando eres una amiga más o más que un amiga

Cuando has tardado en llegar o cuando llegas sin llamar.

Cuando quiero algo o cuando me canso, me agobio y lo dejo estar.

Cuando me preguntas y no respondo, cuando respondo sin que me preguntes nada.

Cuando nada es un mundo y cuando es tan pequeño el pañuelo que en un bolsillo lo guardas.

Cuando el tiempo es interminable, cuando las horas no pasan.

Cuando sonries con una balada, cuando con el silencio te arrancas y bailas

Cuando estás, cuando faltas. Cuando te echan de menos.

Cuando sumas, y las cuentas no cuadran.

Cuando lo que escribes va cobrando vida y las palabras te aman.


martes, 22 de septiembre de 2009

Capítulo 4. Tortuguita


Tortuguita se esconde en su caparazón, tiene miedo. Quiere sacar su cabecita, contemplar la belleza que le rodea: poder ver la arena fina, el mar, las rocas, pececitos de colores…y poder ver otras tortuguitas con las que poder jugar y que le hagan compañía.

Tortuguita, pese a seguir escondida, no deja de caminar. De repente, al no poder ver el sendero que tiene que seguir, se tropieza con algo. Tortuguita está asustada.

-Hola, ¿Hay alguien ahí?
Nadie contesta, todo es silencio.

Tortuguita está perdida y no sabe dónde ir. Lo único que puede hacer es ser valiente, dejar atrás el miedo y sacar su cabecita del caparazón.

Lo primero que pudo ver cuando sacó la cabeza fue una palmera…pero no era de verdad!!!
El agua no era salada, y no veía ni rocas, ni otros pececitos de colores. De vez en cuando la comida caía del cielo, ¿Cómo era posible?

Tortuguita, al no gustarle lo que veía, decidió que no volvería a sacar la cabeza de su caparazón…hasta que un día escuchó una voz…Era la voz de otra tortuguita.

A partir de ese día, le empezó a gustar aquello: la palmera que no era de verdad, el agua que no era salada, …

Moraleja: ......

viernes, 18 de septiembre de 2009

Capítulo 3. Negatividad

No eres tú, soy yo. No es tu culpa. No puedes hacer nada por cambiar las cosas. No quiero más reproches, más escusas. No quiero ver lágrimas en sus ojos, ni en los míos.
No puedo sentirme afortunado, ni desgraciado. No salgo de aquel lugar en el que estuve y tampoco quiero ir a ningún otro sitio. No vale la pena lamentarse, tampoco puedo sonreir.
No hay enfermedad sin cura, por eso no me haces falta. No hay tristeza, ni alegría. No tengo razones, pero tampoco quiero tenerlas.
No continuaré por este camino. No estoy si me llamas. No me escucharás, mi voz para ti es imperceptible.

martes, 15 de septiembre de 2009

Capítulo 2. ¿Quieres venir conmigo?



Hoy voy a viajar allí donde la imaginación no tiene límites.

Voy a atravesar las paredes, el asfalto y la barrera del sonido. El tiempo no va a importarme.


Tengo la sensación de que quieres venir conmigo, pero no dices nada.

Creo que tienes tantas ganas como yo, pero no dices nada.

Tu mirada me busca constantemente, pero no dices nada.

Me quieres besar desde hace tiempo, pero no dices nada.


A veces por mucho que queramos ocultar algo resulta imposible. Te traiciona el subconsciente, digamos…al final te está haciendo un gran favor, pero en ciertas ocasiones te dan ganas de matarlo, ¿Tanto se me nota?

Sé que quieres, te mueres de ganas…y cuando las ganas de hacer algo se traducen en deseos, se convierten en realidad.

Hoy voy a viajar allí donde la imaginación no tiene límites, y tu vas a venir conmigo.



domingo, 13 de septiembre de 2009

Capítulo 1. Un día menos


Todos tenemos dos caras: la que tenemos y la que mostramos a los demás.

Algunos incluso tienen alguna más en su fondo de armario, vestíbulos de mansiones de actores de cine fabulosos.


Si hay una cosa que odio son las mentiras. Pero hay algo que odio más: las verdades. Pueden hacer más daño todavía.

Las personas que amamos pueden ser las más odiadas y puede que alguien que adiabas acabe en tu cama.

Las promesas se hacen siempre esperando algo a cambio. En cambio, nunca se recibe lo mismo que estábamos esperando.

Las oportunidades perdidas nunca se recuperan, nunca más se vuelven a presentar, porque cada hoja que arrancas en un diario significa “un día menos”.

El dicho: “los buenos al final siempre ganan” no es cierto, solo sucede en las películas. Los buenos no triunfan. Tienes que ser agresivo, que te vean como algo que no pueden conseguir y solo así obtendrás lo que deseas.

Las casualidades no existen. El destino no existe. Por no existir, no existe ningún Ser Superior…o muchos no creen en Él. Nos aferramos a cosas que no podemos demostrar, ¿con qué finalidad? ¿Alguien me lo pude explicar?

La debilidad en ocasiones es una virtud, y la fortaleza se ve como algo frívolo. Esta sociedad prima a los que no se esfuerzan, y hoy me esfuerzo en vano por intentar cambiarlo.

Tengo pocas ganas de luchar, pero me levanto cada día con más fuerza. Aquí me ves, estoy mejor que nunca

Comienzo de una nueva era.