lunes, 30 de noviembre de 2009

Capítulo 13. Destino...Ninguna Parte




Habíamos quedado, pero no apareció
En la estación, asomados a la ventana con carita de pena.
Me hizo una promesa, pero me abandonó
Sin razón, sin motivo fue la última cena.

El espejo está empañado y así se quedó
El tren se puso en marcha y creo que ya no frena.
Ingrata sorpresa, mi mundo se desvaneció
Perdí la ilusión, más solo que la una, menuda faena.

¿Y ahora yo que hago? Mi alma me susurró
Pero mi corazón está ausente, y mi cabeza no ordena.
Las palabras se confiesan pero el malo las capturó
Y cayó el telón, en esta noche de luna llena.

Paciencia….Paciencia…Paciencia…..Paciencia……Paciencia…Paciencia….Paciencia…Paciencia….. Paciencia….Paciencia…Paciencia…..Paciencia……Paciencia…Paciencia….Paciencia…Paciencia….. Paciencia….Paciencia…Paciencia…..Paciencia……Paciencia…Paciencia….Paciencia…Paciencia….. Paciencia….Paciencia…Paciencia…..Paciencia……Paciencia…Paciencia….Paciencia…Paciencia….. Paciencia….Paciencia…Paciencia…..Paciencia……Paciencia…Paciencia….Paciencia…Paciencia…..

Yo oigo voces en la cabeza y es a ti a quien le preocupa ser un bicho raro...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Capítulo 12. Elegir...

Los días vuelan. Las horas simplemente pasan. Los años, por desgracia, se asimilan.

Todo se valora más cuando se pierde… y cuando tenemos éxito, no somos capaces de valorarlo en el momento en que lo conseguimos.

Los juegos aburren tanto si pierdes como si siempre eres tú el ganador.

Las dificultades nos unen…y si eso es cierto, podría ser todo más difícil…para que estés pegadita a mí…

No tengo prisa por nada, ya aprendí a ser paciente…por tantas heridas de guerra.

Las oportunidades se suelen desaprovechar…o esta vez no…

Esta vez no.

ELEGIR…


Cuando tengo que elegir entre dos males, siempre prefiero aquel que no he probado.

(Mae West)


Cuando hay males…..hay que ponerles remedio


Limpiando los cristales de mi ventana abierta.......

viernes, 13 de noviembre de 2009

Capítulo 11. Miedo al nido vacío


Me llevas a dar una vuelta, mamá. Quiero ver lo que me espera…
Contigo avanzo más deprisa, me proteges del peligro y además, fuera hace frio…y aquí dentro hace calorcillo!
Saltito a saltito viajamos cada día, me encanta. Me siento como un turista en primera clase.

Pero el tiempo pasa y voy creciendo. Mi madre me dice que vaya yo solo, que peso demasiado…pero no me quiero bajar. Y es que aquí dentro hace un calorcillo…!!!

Tardé en bajarme, pero lo hice. Y cuando lo hice, tenía un poco de miedo…pero me gustaba la sensación de ser libre, poder caminar por mí mismo y poder ir a donde a mí me apetezca.

Mi madre se sentía mal por mí, porque pensaba que me estaba haciendo daño exponiéndome al peligro. Se sentía tan mal que un día me dijo que regresase. No lo hice. Ya no importaba el calorcito que sentía cuando ella me llevaba.


Muchas veces nuestros padres nos dicen: “a ver cuando te casas”, “a ver cuando te independizas”, etc. etc.
Pero a la hora de la verdad, no quieren dejar el nido vacío.
Y aunque se esté muy bien y haga “calorcito”, tenemos que vivir nuestra propia vida al igual que ellos hicieron con la suya.

martes, 10 de noviembre de 2009

Capítulo 10. Errores y aciertos

Ajeno a problemas y complicaciones
Escuchando a la voz de la experiencia
Cierro los ojos y no te veo
Voy a pensar…

Que tengo todo y más
Que todo lo que quiero lo consigo
Que nadie me para
Que nada me frena

Pero…
Tengo mucho, aunque todavía me faltan cosas
Que aunque lo piense (utopía), en esta vida no podemos tenerlo todo
Que alguien me para los pies
Y que me frena el orgullo

Entonces…
Uno siempre se equivoca…bueno…a veces
Sería un error pensar lo contrario.
¿Y sería un ERROR dejarlo pasar?

lunes, 9 de noviembre de 2009

Capítulo 9. Se fue a Siberia


Todavía sigue allí, no ha regresado. Se perdió y de momento no ha encontrado el camino de vuelta. El sendero de la vida nos depara sorpresas, a veces incluso son interesantes, pero la verdad es que hace demasiado frío.

No estaba preparado para soportarlo, eso desde luego…pero al final uno siempre se acostumbra. Desde aquel día Siberia es su hogar…32 días después.

S iento no haber hecho mejor las cosas…

I ntentaré sacar siempre la parte positiva…

B astantes momentos agradables como para seguir lamentándome…

E n cada rincón de mi mente sigue estando aquel lugar…

R iéndome de la broma que el destino me gastó…

I ndiferente una vez el tiempo ha hecho su trabajo sucio…

A mor congelado…

lunes, 2 de noviembre de 2009

Capítulo 8: “Si se cierra una puerta se abre una ventana”

Meditar sobre la vida y obtener respuestas no es nada sencillo. Esta tarde un amigo me dijo una frase que me ha hecho pensar un poco… “Si se cierra una puerta se abre una ventana”.

En ocasiones cuesta mucho abrir una ventana. A veces nos encontramos con que en esta ventana hay clavijas muy traicioneras y se quedan atrancadas. Da mucha rabia porque por mucha fuerza que hagamos y por muy fuerte que tiremos no podemos abrirla.
Otro caso, creo que peor aún, cuando rompemos la persiana por haber querido levantarla demasiado rápido o porque simplemente el tiempo pasa factura, y de tanto usarla se gasta y se estropea.
Una vez conseguimos abrir la ventana (si somos capaces, eso sería un gran avance,) nos asomamos…y podemos encontrarnos con el inconveniente de la altura. Si bajamos la cabeza y el suelo está cerca nuestra o si sentimos vértigo y no vemos donde se encuentra.
En mi caso me gusta la segunda opción, porque no me gustan las cosas cuando me resultan demasiado fáciles. Me gusta asumir riesgos y superar retos, lo único malo…q no soy nada valiente. Quizás sea un valiente al reconocerlo.

De momento esta ventana está cerrada y en el cristal que tengo delante veo el reflejo de lo que soy. Cuando este reflejo se convierta en una imagen nítida, estaré preparado para abrirla…y por muy alto que esté, por mucho vértigo que tenga intentaré reunir el valor suficiente para sacar la cabeza, con valentía.