martes, 19 de enero de 2010

Capítulo 20. No todo en la vida es una competición


Me cabreo…….Se me pasa………Me vuelvo a cabrear………Se me pasa…………

Furioso con mi suerte, si siendo tan afortunado como otros creen que soy, ¿porqué las cosas no salen como yo quiero? ¿Porqué siempre se acaba convirtiendo todo en un maldito juego?

Reconozco que soy un mal jugador de Póker. Se me da muy mal mentir, además de que siempre pienso que tengo las mejores cartas en mis manos…hasta que las tiro encima de la mesa y el siguiente jugador, teniendo las mismas cartas, me gana por la mínima.

Odio las victorias pírricas, pero si hay algo que odio todavía más son las derrotas. Por desgracia, he sufrido muchas derrotas a lo largo de mi vida…muchas más de las que me gustaría. Con el tiempo se aprende a sufrirlas. Cuando era pequeño y perdía un partido de fútbol en el patio del colegio lloraba de rabia…los demás niños se metían conmigo porque sabían que me daba más rabia todavía. Cuando me tocaba ganar esa rabia salía de dentro.

A veces pienso que he cambiado mucho pero el deporte es tan importante para mí que ha forjado parte de mi carácter, y soy tan competitivo que siempre me marco objetivos y retos en los que demostrar si estoy a la altura o no…..pero no todo en la vida es una competición.

¿CUÁNTAS COSAS PERDEMOS POR MIEDO A PERDER?



1 comentario:

  1. Dímelo a mí... perdemos demasiado por el miedo a perder y, sobre todo, por miedo a defraudar...
    Pero, poco a poco, esos miedos se van mitigando, por suerte...

    Biquiñosss nenooo!!! ;D

    ResponderEliminar