domingo, 28 de noviembre de 2010

Capítulo 41: La vida es así...

En la cabeza tengo pájaros. Estos pájaros no vuelan, solo están aquí y no dejan de molestarme. Se llevan mis pensamientos y no me los devuelven…

Me dejan vacío, mis ideas se escapan y estoy cada día más espeso.

Iba a hacer una entrada muy larga, explicando muchas cosas, pero al fin y al cabo, lo puedo resumir en unas líneas...

Piensa en la persona que se te venga a la cabeza en estos momentos.
Si estás solo, cierra los ojos. Piensa en alguien que te gustaría que te hiciese compañía en estos instantes.
Piensa en la persona con la que deseas compartir cosas que no compartirías con nadie más.
Piensa en la persona a la que te gustaría besar.


Y esa persona...¿pensará lo mismo de ti?

domingo, 14 de noviembre de 2010

Capítulo 40: Ausente....



Tus palabras van a atravesar el tiempo, perforando el aire que respiro.

Me espera el silencio.

Lo percibo.

Casi lo Puedo tocar.

No estás entre estas cuatro paredes, pero siento tu presencia.

No te puedo ver. Pero si cierro los ojos, mi mente te dibujará.

No sé ni cuándo, ni cómo, ni dónde nos encontraremos.

Ni la más remota idea de qué va a suceder…y el porqué, menos todavía.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Capítulo 39: Ángel y demonio, ¿qué puedo hacer?



Detalles, gestos, miradas cómplices…
Todo se complica cuando no sabes si puedes cruzar la línea.
Es difícil elegir, y sobre todo, que quien tú quieres te escoja a tí.
Odio el “no debo hacerlo”, porque puede que me salga mal.

----
Es lo típico…me gustaría que se me apareciesen en mi hombro un ángel y un demonio, para que ellos me aconsejen.

Navegando por estos mundos cibernéticos he encontrado un blog (http://ricardoaliaga.bligoo.com/?page=2) de Ricardo Aliaga Bascopé que, casualidades de la vida, habla de lo que pasa por mi cabeza últimamente.

“Muchas veces las oportunidades llegan ante nuestros ojos, pero no sabemos aprovecharlas; y nos llegan en forma de personas”.

“ Todas las opciones aparecen frente a nosotros, y vamos seleccionando a las personas; dejando de lado a las que no nos interesan”.

----
Me gusta escuchar consejos. Creo que soy bastante observador y valoro mucho los detalles, tanto que seguro que hay detalles que para la mayoría de las personas pasan desapercibidas y para mí marcan la forma de enfocar las cosas.

Por lo tanto, espero que el ángel y el diablo acudan pronto a la cita y me guíen, porque no encuentro la manera de salir de este laberinto.

A veces la vida puede ser muy complicada, ¿verdad?
Por una parte, me encanta que sea así.