jueves, 27 de octubre de 2011

Capítulo 57: La esencia


La paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces.
Todo pasa tan deprisa...
No dejamos de arrancar hojas del calendario y, cuanto menos piensas en el paso del tiempo, más rápido se esfuman los días.

Y cuanto más rápido va todo, menos nos fijamos en las cosas, esas que pueden cambiar nuestra vida, Nuestro mundo.

Cuando sentimos la necesidad de compartir, de cambiar, de iniciar una nueva etapa, buscamos aprovechar al máximo cada detalle. La esencia está en disfrutar del proceso, en buscarle el sentido y en encontrar nuestro camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario